Lunes 19 de Junio de 2.017

 

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 5, 38-42

Ojo por ojo

Mat 5:38 Dijo Jesús a sus discípulos: "Habéis oído que se dijo: "Ojo por ojo y diente por diente".
Mat 5:39 Pero yo os digo: No resistáis al mal, y si alguno te abofetea en la mejilla derecha, dale también la otra;
Mat 5:40 y al que quiera litigar contigo para quitarte la túnica, déjale también el manto;
Mat 5:41 y si alguno te requisara para una milla, vete con él dos.
Mat 5:42 Da a quien te pida y no vuelvas la espalda a quien te pide algo prestado".

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

"Palabra del Señor"

"Gloria a ti Señor Jesús"

 

Meditación:

 

Ojo por ojo

No, no, ¡no!, ¡nada de vengarte!, ¡que no!, que ya todo esto pasó; eran cosas de antes, de antes de venir Jesús, Dios, al mundo, y dar su vida por ti, por “ese” que te ha hecho daño; sí, también dio Jesús, Dios, la vida por ese, ese que te odia y que te “hace cada una”, que tienes que tener la paciencia de un santo para soportarlo. Y eso es lo que todos han venido a hacer a este mundo, ¡ser santos!, tú también.
Ya no vale el "ojo por ojo y diente por diente"; desde que Dios, Jesús, estuvo en este mundo, las cosas cambiaron; la Ley se cumplió, y Dios pagó por todos; así que debes perdonar a quién te ha dañado, porque ya Dios pagó por él; y si no lo perdonas, es que no crees en Dios, en que Jesús pagó por los pecados de todos; y entonces, es que no tienes fe, o te falta fe.
Estamos ya bajo la ley del Amor, ¡no del sexo!, que el sexo sólo, tiene muy poco de amor y muy poco de romance; más bien, el sexo por el sexo, es hacer como hacen los animales irracionales.
La ley del Amor, está llena de paz, y la practican los que usan de su voluntad, en su libertad.
Tú, ¿qué haces con tu vida?; ¿aún sigues con el "ojo por ojo" de tus ancestros, o vives el perdón, como los elegidos de Dios, como los que forman su Pueblo?; ¡aclárate!, porque algunos dicen una cosa, y hacen otra; sí, aún están “dale que dale” con el "ojo por ojo".
Estamos en otros tiempos, estamos en los tiempos del Amor verdadero, éste que perdona y acepta que Dios pagó por el que te odia y te persigue, y que a veces, consigue que te duelas de sus fechorías contra ti. Tú vive la fe, y ¡canta!; sí, que tu corazón cante la alegría del perdón, de saberte perdonado tú, por Dios; que aunque no haces lo que te hacen, ¡y menos mal!, pero sí que a veces, te has portado mal, y muchas, por culpa del mal que te dan. Te pido, te ruego, que no lo permitas, que no permitas que por el mal recibido, te enfades tanto, que des tú, mal por mal. Tú, haz como Jesús, Dios; ¡imítale en esto!, y da bien por mal y por bien. Puedes, con la fuerza que da, el vivir en Gracia de Dios.
Que tu mira sea Dios, Jesús, y no mires a tus enemigos, aunque también te pido que no los “pierdas de vista”, porque son malos, y ellos no perdonan, ni las injusticias que creen que han recibido de ti; tampoco tienen fe, la de creer que Dios, Jesús, pagó por tus supuestas faltas, o aunque sean verdaderas; pero esos, no se enteran de nada, se pasan la vida mirando su exterior, y pocas veces o ninguna, se adentran en su interior, haciendo un buen examen de conciencia.
¿Y qué, si te han dañado o te dañan?; repito, ¿y qué?... Aprovecha los acontecimientos, y vive la fe; ¡practícala!, perdonando. Amén.

P. Jesús

© copyright